¡No me lo puedo DE creer! Y sigue … O_O

Dice el «dudoso» marqués de Castrillón – ese que amparó la publicación del lamentable Diccionario Biográfico Español de la Real Academia de Historia (RAH) que ha visto «conductas inquisitoriales propias del pasado» en las reacciones y respuestas que ha originado la susodicha publicación;  y tal;  y tal …   En una entrevista en Libertad Digital, eso sí.   No le vayamos a confundir con uno de esos lamentables progres que debe haber en algún polvoriento y olvidado rincón del país.

Ahora, lo que me ha dejado perpleja y sin palabras – ¡Ya, ya sé que es muy raro en una cotorra como yo! – han sido los comentarios al mencionado artículo.   O_O   ¡Sólo se me ocurre parafrasear a Jesulín de Ubrique y decir que, en 2 palabras, me han parecido In Presentables!

Después he caído en la cuenta de que, por un lado estoy parafraseando a media neurona que marcaba paquete mientras maltrataba animales en una arena – no sé cómo se hace el smaili vomitando.   Y por otro, que los comentarios sólo eran 4 – imagino que debe ser la cantidad de lectores de Libertad Digital necesarios para reunir una neurona sana – vamos, que muchxs lectorxs no debe tener.   ¡Por suerte!

O sea (con acento de pija del barrio de Salamanca, cuanto menos), podemos deducir que dicho marqués tiene una vista de águila a la hora de detectar conductas inquisitoriales hacia su persona, o hacia la «sagrada» opinión de Luis Suárez Fernández – autor de la hagiografía del amadísimo (y altísimo, y atractivísimo, y rubísimo y amantísimo) ex-caudillo y actual fiambre.   Pero se vuelve topo total cuando conduce – o le conducen – por las carreteras españolas, cuyas cunetas están bien pobladas por un sinfín de fosas comunes;  en muchos casos de compañerxs de ideología del dictador Negrín (Anes & Suárez dixit).   ¡Imagino que estos señores topos sólo ven la pluma de García Lorca, pero la bala en la nuca – por su ubicación anatómica obviamente, seguro que no hay mala fe – les resulta del todo invisible!   😀   (Quizás eran amiguitos de placidez de Mayor Oreja, en tiempos del dictador, perdón, cuadillo.)

En fin, tanto remover mierda en la telaraña derechona, facha y cazurrilla me ha recordado este vídeo de Intereconomía, anunciando uno de sus medios de (des)información escrita, que colgaron en su canal hace algo más de un año.   Lo dejo aquí como final humorístico de la entrada.

¡¡Aaaaaaaaaaaaaaaajajajajajajajajajajajajajajajajaja!!

Esto da casi tanta risa como un hipotético duelo de tartas entre Gila y Ferrán Rañé (¡El mejor Makinavaja, con permiso de Pepe Rubianes!).   ¡¡Aunque es mucho más agradable (y sano, y educativo, y divertido) ver a esos 2 grandes señores del humor y la interpretación, más que a unos metemierda profesionales como lo de Intereconomía, sus filiales y afines (vicepresidente de Libertad DigitalMuyahid  Federico Jiménez Losantos, un botón de muestra).

Luego hay por ahí ejecutivos ¿agresivos? que, sin rubor alguno, se declaran  admiradores de César Alierta Izuel, enchufado de por vida, hijo de alcalde franquista (el de Zaragoza, para más señas), destructor de Tabacalera, actualmente presidente  ejecutivo de Timofónica (sic) y corrupto y prevaricador reconocido – junto a su señora y a su sobrino – en abril 2009 por la Audiencia Provincial de Madrid, pero prescrito eso sí.   ¡Empiezo a entendrelo todo!   (O eso me creo yo, ilusa de mi.)

¡No me lo puedo DE creer!!

¡De verdad, que no!   Además, he intentado que el título esté en sintonía con el tema – que casi ni quiero tratar por la hora, estoy agotada – pero es que no consigo sonar tan cazurra como el oneroso (¡Que no honorable, que nadie se confunda!) Gonzalo Anes, Marqués de Castrillón y nefasto director de la Real Academia de Historia que ha sido capaz de aprobar/sacar una re-lectura de la historia española tal que así:   Negrín fue un dictador.   O_O   (De las «mamaditas» a polític@s, no voy a opinar que se me está revolviendo la cena.   ¡Y eso que aún no me ha dado tiempo de cenar y ya no creo que vaya a hacerlo!)

¡¡¡Por favor, dimisiones ya!!!   Que se han invertido más de 6 millones de leuros en decir despropósitos aún mayores que el del párrafo anterior.

O como dirían muy bien los Monty Pythons (podéis llamarles Dios a secas):    ¡Crucifixión Ya!   ¡Que aprendan a base de clavos!!   😀

El argumento del ministro de (in)cultura y autoridades presuntamente competentes ha sido ampararse en la libertad de expresión para justificar que tamaño despropósito haya llegado a imprenta y a las librerías.   No estaría mal que le expliquen esa misma libertad de expresión a Edu León, periodista y fotógrafo que ha sido identificado, detenido y violentado varias veces cuando documentaba las – inexistentes según Rubalcaba – identificaciones de extranjeros, de aspecto extranjero, por los madriles.

Ala, ahí lo dejo por si a alguien le da por pensar, vomitar o lo que sea;  mi primer día de cursos intensivos (curso de 5 hs. por la mañana y seminario de 3 -por la tarde), m’ha dejao planchada;  tendré que entrenarme más.

¡Bona nit!

Cómo explotar burbujitas, como si fueran empleados de Telefónica

Al parecer el hecho fue captado en la Junta donde se decidía de la regulación de unos 8.500 empleados de Telefónica.    ¡Y al parecer el «número tres» del Consejo de administración de la mencionada empresa le afectó tanto tamaño despropósito y más después de que su empresa declarara beneficios multimillonarios, que se entretuvo de esta guisa como muestra un vídeo casual de TVE y que reproduce el periódico El Mundo.   (Debajo va el vídeo en si, pero el artículo, aunque corto – y de El Mundo – no tiene desperdicio.)

Quizás por eso junto al nombre del mencionado directivo no aparece nada en el listado con la cuantía de comisiones que se reparte el Consejo de administración de dicha entidad;  o empresa;  … o lo que sea!   😦   O_O   No comment!

Sobre los «test market» en política y la actual debacle de la democracia en el 1º mundo

Una de mis profes de los seminarios de Porta22 (BarcelonActiva) – estupendos y muy recomendables (tanto lxs formadorxs, como los cursos) – nos puso de ejemplo este artículo.   Ella es Carme Roselló (noblesse oblige) de NAU y el curso era sobre técnicas de medicación, esta misma tarde.

El ejemplo venía a cuento de la terrible capacidad que ciertas personas (o colectivos) tienen de destacar y potenciar la divergencia (lo que nos separa) a la que cada vez recurren más los políticos;  especialmente el de uno de los partidos mayoritarios.   Aunque yo diría que lo hacen todos;  la demagogia barata y el jugar con las frustraciones y miedos del personal se les da muy bien a todxs!   😦

El artículo es la pequeña columna de la contra-portada – la sección se llama The End – escrito hoy por Begoña Gómez en el ADN de Barcelona y se llama Test Market (además de conseguir insertarlo debajo, os he dejado el sudoku 😉 ) .   Y sinceramente,  lo que plantea me parece muy real, pero también terrible.   ¡La apuesta de los políticos por aprovechar ciudades con una problemática no resuelta gracias a su ineptitud – invertir en vivienda nueva e inaccesible es prioritario, pero los mediadores que salen más baratos y son mucho más útiles y necesarios, ni olerlos mireusté!   De la educación, ya ni hablemos.   Entre otras cosas, porque el Sr. Albiol debió recibir más bien poca – sino, no se entiende tanta cara dura en usar lo que le duele a muchos, como arma arrojadiza contra lxs más indefensxs.   ¡Qué vergüenza!   Y más viniendo de alguien que no va a tener ni uno de nuestros problemas en toda su vida, quizás salvo cuando le llegue su hora – aunque visto lo visto, lo veo muy capaz de hacer llorar a la Parca y causarle una baja laboral por depresión profunda.   ¡Y aplazar para si, lo inaplazable para todxs¡   😀

Se supone que lxs políticxs son nuestros representantes, además de que trabajan para nosotros (¡Jolines, que les pagamos para que nos usen y mangoneen!).   Aunque si eso se lo que cree toda la gente que ha votado a semejante individuo poniéndolo en la alcaldía, es una pena.   Sobre todo porque así pierden la oportunidad de reclamarle lo que les debe – respecto.   Trabajar para ellos (para todxs) es poder reclamarle más y mejores colegios para nuestros hijos, por ejemplo, donde les den la formación y la visión integradora que les falta a sus padres – una formación de calidad, nada de engañabobos.   Quizás así los hijos podrían darse cuenta cuando usan sus miedos burdamente, haciéndoles ir contra sus semejantes – y los emigrantes o gitanos lo son mucho más que el mencionado político.   De hecho, él no pertenecerá nunca al común de los mortales.   Mientras que los molestos gitanos rumanos (o nacionales) o marroquíes, o chinos no sólo lo son, sino que pertenecen al estrato más básico del común de los mortales.

¡Qué molestan, son ruidosos o algo apestosos!   Pues sí.   Pero eso no se remedia convirtiéndolos en el blanco humano de esta caza de brujas.   Sino integrándolos en un buen sistema educativo o haciéndoles partícipes de forma que sientan como suyo lo que ensucian o «destruyen»;  o cualquier otra solución integradora que les haga implicarse en la vida y costumbres autóctonas, ayudándoles a ver todo lo bueno que esto les ofrece para que lo cuiden como suyo – cosa que, por otro lado, no hacemos ni los autóctonos muchas veces.

Señalar con el dedo alguien que comete un error o algo reprochable, sólo consigue que se sienta desplazado y rabioso – o eso pasaba en el cole – y le da unas enormes ganas de reinvertir todos esos sentimientos negativos en esa sociedad que tanto le señala.   Y este mundo se está convirtiendo en un gran cole, donde nos toca replantearnos cosas y aprender a vivir después tzunami económico que estamos viviendo.   Y cuyos efectos no pasarán, sino que dejarán un panorama nuevo y diferente, donde tendremos que volver a situarnos y a vivir, pero de otra manera  (Jorge Cuervo de VERSOR dixit).

Así que, en resumen, me niego totalmente a los enfrentamientos horizontales – que por el mismo hecho de ser horizontales, ya no se pueden considerar o llamar de clases.   Yo ganaré algo más que los rumanos con el carrito, o que los gitanos de Sant Crist (o ellos un poco más que yo), pero clase lo que se dice clase, pertenecemos a la misma – la medio-baja trabajadora.   ¡Y ya de pequeña me enseñaron que no se caga donde se come!   Que en parte es la táctica del PP de Badalona – cagarse en una parte de sus conciudadanos, con el beneplácito de otra gran parte.

En fin, yo sé seguro que este chantaje emocional baratísimo y esos planteamientos demagógicos e hipócritas no me gustan y no me los trago.   ¿Pero qué pasa con todxs esxs currantxs y gente normal que sí lo hace (muchxs, hasta seguro que son majísimas personas?   Y ni siquiera se plantea que lxs manipulan contra lxs suyos unas personas que no sólo jamás serán de los suyos – es que ni les importamos.   ¡¿Puñetas, es que nadie recuerda que su padre o abuelo le haya contado del movimiento restringido de trabajadores españoles en la Alemania o la Francia de los 50 y 60?!   ¿Les parecería normal que hoy en día los ingleses le hagan lo mismo a todo el personal médico español que acaba yéndose a las islas a currar?   Es posible que les parezcamos ruidosos o apestosos (por eso de las comidas siempre con ajo), ¿pero lo tienen que tolerar solo porque Spain is different?   Y esto sin ánimos de que médicxs o enfermerxs se sientan ofendidos por la comparación, porque es sólo para poner un ejemplo.

En Badalona y otras ciudades, tanto catalanas como españolas, hay un problema real por la cada vez mayor heterogeneidad de la inmigración.   Pero este problema crece cada vez más porque lxs de turno no hacen su trabajo – ese por el que cobran una millonada y que les da derechos eternos hasta que la palmen, además de derecho a la jubilación con unos sueldazos trás sólo 7 años de ejercicio de poder, etc., etc.   O_O

No quiero que me recalquen lo que me separa de mi vecino que monta follón hasta las 2 y deja a su hijito berrear hasta las 4 de la madrugada.   Sino que haya alguien preparado y capacitado que nos ayude a encontrar lo que nos une y desde ese territorio común exigir y darle el respeto que los 2 nos merecemos.

Test Market

¡Hola y … a votarrr!

Llevaba ya un tiempo dándole vueltas a la neurona. Me apetecía tener un sitio donde vomitar todo lo mío, como hacen tantas y tantos en Internet.

Lo cierto es que ya de jovencita debía de ser poco femenina, porque ni se me pasó por la cabeza tener un diario al uso, pero sí que escribía – mucho y desde bastante joven. (Ni te digo la que lié a los 3 años, para que me abuela me enseñara a escribir. Simplemente, con la dudosa finalidad de poder firmar por mi misma. Aunque sabiendo ahora lo que una firma puede suponerte – en una hipoteca, por ejemplo – se me ocurre que ya desde muy joven era una ingenua irredenta.)

[Bueeno, vuelve al redil, bonica]

Así que, como decía, me hacía ilusión hacer esto y he pensado en estrenarme hoy, que también he podido – ¡Por fin! – estrenarme practicando democracia (otro día me traigo el diccionario para debatir qué puñetas debe ser ese palabro). Porque, a mis casi 40 tacos, es la 1ª vez en mi vida que he conseguido votar.    ¡¡¡Sí, sí – he votado! Oeeeoeeeeeeeeoeeeeeeeeeeee.   (Sí, ya lo sé, me contento con demasiado poco, o con cosas raras;  ¿y?)

Juro que no ha sido por irresponsabilidad cívica, ni por desentenderme hasta ahora – soy de las que cree que si no te mojas, luego no te queda más que callar y asentir. Pero es que la vida da muchas vueltas.

Los 18 me pillaron en Marruecos y en una época en la que no había elecciones en Bulgaria – hablamos de antes del 89 (Y para quien no sepa a lo que me refiero, que se coja una enciclopedia. O si tiene menos de 25 años – que pregunte, que se le contestará).

Al mudarme a la soleada España, entraba en una categoría sin derechos, poco contemplada y con bastantes obligaciones eso sí – l@s inmigrantes. Que según Ruiz Mateos, ya allá por el 94 sobrabamos. ¡Nunca olvidaré los carteles electorales de su ¿partido? durante la huelga general del 94 – vivía en Madrid – que rezaban: «España, para los españoles» ¡Toma ya! Resulta que ese … ¿señor?, tan cristiano él admitía la prosperidad que traía la explotación del emigrante en la economía sumergida, pero no quería al emigrante en si. Imagino que tenía una lúcida estrategia para explotarlo a distancia, en su misma casa, de su propio país – mucho más cómodo, dónde va apara. Porque luego coge y peta una bombonica en un piso-patera lleno hasta las trancas y tiene que salir el pobre Álvarez del Manzano a hacer esas estrafalarias declaraciones que hizo por la misma época. ¡Y hasta se tiene que excusar y justificar, cuando todos le acusan de racista y xenófobo, por esas mismas declaraciones, pobret!
Volviendo al día de hoy; hace un par de años que me ascendieron de categoría. Pasé de emigrante, altamente explotable a comunitaria – tan explotable como antes, pero eso sí ahora con más refinamiento. Tengo más derechos, a quejarme, a la pataleta y a firmar una hipoteca tan insufrible como la de cualquier autócton@, claro. Y yo – loca de mi – pidiendo deberes, como el de votar (que impuestos ya pago desde que tengo nómina).

Bueno, pues quería yo – majara de mi – ser ciudadana responsable, así que en las municipales (o autonómicas, o las que fueran) anteriores llamé al ayuntamiento a informarme. Y una amable señora/señorita me explicó que es que en este país la normativa es que todo ciudadano extranjero que se empadrone lo hace con la casilla del NO marcada en intención de voto. O_O Pero cuando le pregunté si podía marcarme la misma casilla en impuestos y declaración de la renta anual – me colgó el teléfono. RequetéO_O Encima no me metí con ella, suelo tener un problema a ese respecto porque se han metido y me han insultado tantas veces confundiéndome con la empresa para la que trabajaba en su momento, que el cuidado que pongo yo en eso me es ya, casi innato.
Bueno, después del cuelgue de teléfono, tomé buena nota mental de que debía ir «in person» a solicitar el cambio de casilla en intención de voto en mi padrón. Y en esas estaba, cuando hace algo más de 2 meses – ¡Oh, milagro! – recibí mi tarjeta censal.   ¡Con mi nombre y apellidos, nº de NIE y mi distrito, sección y mesa electorales – tan mona ella!! 😀   ¡¡Qué ilusión, por V! Por fin iba a poder votar.    Así que ahí estaba yo, madrugando con toda la ilusión de una ilusa, preparada para estrenarme, por fin.   Como el «nuevo» NIE para comunitarios es un papelote, impreso en papel estado – y yo lo tengo en una funda de plástico mega-gordo – y no me apetece doblarlo, me cogí lo que mejor me pareció – el tomo de V de Vendetta de Moore y Lloyd (¡Sí, el cómic y a mucha honra!) y metí dentro todos los papeles que consideré podía necesitar para ejercicio de tan sagrado deber ciudadano.   ¡Y me planté en el cole electoral correspondiente!   (¡¡¡Por fin, ya me faltaba menos!!!)   Antes de ir a por papeletas o ponerme a buscar la mesa, para situar la cola correspondiente, hice lo que me pareció más lógico – buscarme en la lista correspondiente.    ¡Dios mío, qué mazazo a mis ilusiones – no estaba, mi nombre no aparecía;  y probé con los 2 apellidos y el nombre – que con nombres como los nuestros lo menos es que te pongan por el orden que no corresponde!   😦

¿Y ahora qué?   ¡Mi gozo en un pozo;  no iba a poder ni estrenarme siquiera!   Me dirigieron a la interventora correspondiente, que se remangó la mujer y se puso a llamar y a llamar.   Mientras, por un lado supe que esto ya le había pasado a una pareja italiana que acabó marchándose sin votar;  y por el otro, en mi cola unipersonal apareció otro señor italiano, con la misma pega – no aparecía en las listas, ni del derecho, ni del revés.   Como era evidente que nosotros NO nos queríamos marchar simplemente, sin votar, nos sentaron en los bancos que había por ahí y siguieron al teléfono.   Hasta que, al cabo de un rato, quedó todo aclarado.   Al parecer lxs extranjerxs con derecho a voto, aparecen en una lista aparte de las generales de votantes.   Así que el presidente de mesa vino directamente a buscarnos y nos coló hasta la propia mesa, por delante de una cola ya bastante considerable donde, tanto el señor de Italia, como yo misma pudimos – en loor de multitudes – sencillamente votar.

¡Así que, acabo de estrenarme y por fin soy mayor de edad!   Ahora, a seguir las encuestas y a cruzar los dedos para que salga cualquiera menos los de siempre.   Y hasta esperara que las cosas realmente pueden cambiar;  que podemos cambiarlas.   Hoy no podré ir a Pça. Catalunya, lamentablemente, y desde mañana empiezo con mi trote habitual de seminarios mañana y tarde y curso a mediodía, más la espera de ver si me aceptaron en la formación subvencionada que pedí;  pero la plantada de verduras y hortalizas de ayer era genial.   Y ya que no podía quedarme o estar todo el rato, lo único que me supo mal es que tampoco podía colaborar con nada de lo que se me ocurrió – si casi no hago la compra más que para la perra y las gatas, era más difícil llenarles la despensa a lxs acampadxs.   ¡Pero me hubiera gustado mucho!   Así que, cuando acabe, me pondré a exprimirme la neurona a ver si se le ocurre a la muy vaga una manera de colaborar, que no me haga gastar lo que no tengo y además me deje el tiempo que necesito para tanto curso y seminario.

¡Por favor, ve a votar!   Porque si no, no tienes derecho a quejarte ni a protestar.   Aunque, recuerda que si votas a lxs de siempre, tampoco podrás quejarte luego de cómo te (mal)tratan y (des)oyen.